Novedades

Manténgase informado de las últimas novedades tecnológicas del sector a través de nuestras secciones de Artículos y Novedades.

05-12-18 | Clarín rural

Advierten que la resistencia llegó a los fungicidas

Crece el alerta por la tolerancia de patógenos a ciertos productos, como sucedió con las malezas.

Marcelo Carmona y Francisco Sautua

El control químico de las enfermedades de cultivos es una de las medidas de manejo más empleadas en la agricultura, debido a que los fungicidas se han convertido en una parte integral y necesaria de la producción eficiente de alimentos. Sin embargo, las poblaciones de hongos, objeto de control, pueden generar resistencia, tornando totalmente ineficientes a estos insumos fitosanitarios, generando graves problemas a los productores, empresas y a la comunidad en general.

Desde hace años, la comunidad científica internacional ha documentado ampliamente numerosos casos de resistencia a numerosos fungicidas. En los últimos años se ha incrementado significativamente el número de reportes de resistencia generando una inédita preocupación mundial.

Por lo tanto, el surgimiento de resistencia a los diferentes principios activos (p.a.) fungicidas en los diferentes hongos agentes causales de enfermedades es hoy en día uno de los aspectos más importantes de la agricultura.

La resistencia a fungicidas se detecta por primera vez a campo cuando tarde o temprano, luego de algunos años de uso comercial de un fungicida, surgen poblaciones del hongo u pseudohongo patógeno, objeto de control, que ya no son lo suficientemente sensibles para ser controladas adecuadamente por dicho fungicida.

La reducción o pérdida de la sensibilidad de los patógenos al fungicida ocurre, por lo general, como una respuesta al uso repetido de un fungicida sitio específico, o al uso repetido de otro fungicida relacionado química y/o bioquímicamente a través de un mecanismo o modo de acción antifúngico común, o por cambios en el uso de las dosis en grandes extensiones de cultivo. La resistencia puede surgir rápida y completamente, por lo que el control de la enfermedad se pierde en un solo paso.

En Argentina son prácticamente nulos o muy escasos los estudios realizados específicamente para determinar la sensibilidad de hongos fitopatógenos a fungicidas en cultivos extensivos de grano. Por ello en nuestro país, hay una creciente preocupación relacionada con el manejo de los fungicidas y las consecuencias de su mal uso.

Existe, por lo tanto, una necesidad prioritaria de generar conocimiento, discusión y divulgación científica de los aspectos relacionados con las buenas prácticas en el manejo de fungicidas por un lado; y, por el otro, determinar y monitorear en el tiempo la sensibilidad de las diferentes poblaciones de los patógenos más importantes causantes de enfermedades en los principales cultivos extensivos de mayor importancia económica para la Argentina.

En un contexto totalmente diferente al de años atrás, con relación a la protección vegetal donde se informan fallas en el funcionamiento a campo de los herbicidas, insecticidas, eventos biotecnológicos y también de algunos fungicidas, se considera que es el momento apropiado para desarrollar investigación dedicada específicamente al estudio de la sensibilidad de los patógenos.

La idea fundamental es evitar que ocurra lo mismo que aconteció respecto al mal manejo y uso de los herbicidas, donde se constataron fallas permanentes en el control de malezas, problemática que continua al día de hoy.

Ante este escenario se ha organizado la creación de la Comisión de Estudios de Fungicidas en Argentina (CEFA), cuyas funciones iniciales son las siguientes: 

1. Fomentar la investigación científica, el desarrollo y presentación de Tesis académicas, etc., en Universidades y Organismos oficiales de investigación Recolectar información de fungicidas, registros, usos y características.

2. Elaborar una página web oficial y una biblioteca digital de trabajos científicos y tesis relacionados con la resistencia de patógenos (cefafungicidas@gmail.com) 3. Realizar talleres de capacitación y discusión, con posterior divulgación de las conclusiones arribadas.

4. Generar recomendaciones de uso de fungicidas en el marco de las Buenas Prácticas Agrícolas.

5. Contribuir a la divulgación, extensión y capacitación acerca de los principales problemas confirmados de resistencia a fungicidas, así como de las amenazas y desafíos por venir.

6. Establecer y generar vínculos técnicos con el grupo FRAC de Argentina 7. Recolectar, registrar y mantener una colección de hongos fitopatógenos tanto sensibles como resistentes a los principales principios activos actualmente en uso.

8. Elaborar un manual de resistencia a fungicidas, en el que se documenten las estrategias anti-resistencia para cada patosistema de importancia económica en Argentina.

9. Proponer un Programa del monitoreo de la sensibilidad de patógenos a los fungicidas.

10. Uniformizar métodos de investigación

Nota de redacción: los autores son docentes de la Cátedra de Fitopatología de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires.

Clarín rural