Novedades

Manténgase informado de las últimas novedades tecnológicas del sector a través de nuestras secciones de Artículos y Novedades.

25-10-18 | Horizonte A

Ernesto Ambrosetti: “Es muy importante la concientización”

Ernesto Ambrosetti es el Director Ejecutivo de la Fundación Campo Limpio, institución que tiene la responsabilidad de instrumentar el sistema de gestión de envases vacíos de fitosanitarios para el tratamiento y reciclado del plástico recuperado. Con él conversamos para saber cómo se encuentra la gestión a nivel nacional; la respuesta de los actores de la cadena y los objetivos a mediano plazo.

Por Juan Carlos Grasa

Hoy te encontramos en esta nueva función, contanos de qué se trata?

Este nuevo desafío busca implementar en todo el país un sistema de recolección de envases vacíos de fitosanitarios en el marco de las responsabilidades que otorga la ley 27279 y su decreto reglamentario de febrero de este año (la ley es del año pasado). En función de esta ley y la responsabilidad que otorga a las empresas, especialmente a los registrantes, se conformó la fundación “Campo Limpio” que está integrada por la mayoría de las empresas que vuelcan al mercado una cantidad importante de plástico y de envases a lo largo y a lo ancho del país, en función de las actividades agrícolas y las distintas actividades que producen.

Antes de reglamentar esta ley, si tenemos que poner un número de uno a diez, en qué momento estamos respecto a los envases?

En el momento previo a la ley estábamos en 3 de promedio, algunas provincias en cero y otras por arriba. Cuando haces el recorrido te das cuenta que algunas tienen un buen sistema de gestión de recolección de envases desde hace años- por ejemplo, Rio Negro y Neuquén -donde con Campo Limpio estamos presente.

¿Cómo es el vínculo con las autoridades provinciales?

Nosotros con “Campo Limpio”, hemos reunido a las autoridades de las dos provincias para establecer normativas similares donde todos somos responsables en la cadena, y cuando hablamos de cadena, hablamos de productores, distribuidores, cooperativas, acopios y de la industria que es la que genera el agroquímico y el envase.  Nos juntamos todos en distintas localidades y analizamos dónde instalar un centro de acopio para que al productor le sea cómodo llevar su envase.

¿Cuáles son las diferentes responsabilidades en este manejo de acuerdo  a lo que establece la ley?

El productor una vez que utiliza el agroquímico, debe hacer un lavado a presión o triple lavado al envase, perforarlo y llevarlo al centro de recolección más cercano. Esto está instrumentado por la ley y son las obligaciones que la misma establece.

¿Es decir que así funciona hoy en día?

Si, esto el productor lo tiene que hacer. Lo que está hoy en desarrollo son los centros de acopios y en algunos casos no los tienen muy cerca, pero estamos recorriendo las provincias para instrumentarlo. Esto lo monitoreamos para saber qué es lo que cada uno viene haciendo y saber dónde estamos parados según cada jurisdicción. Saber si tienen centros de acopios, recicladores o lugares para quemar aquellos envases que no se puedan reciclar. 

Me decís que ya empezaron a caminar las provincias, ¿cuáles son los pasos?

Primero determinamos con la provincia cuáles son los lugares estratégicos para instalas los acopios, analizamos el tamaño que éste debe tener; una vez determinados los lugares nos juntamos con las autoridades municipales, convocamos a los actores y vemos cómo vamos a manejar ese centro para implementar el sistema. El centro de acopio es un galpón, donde se dividen los envases que están lavados para reciclar y se identifican cuáles son los que se van a incinerar.

¿Todos los envases van a parar al mismo centro de acopio? ¿Qué recibe el productor a cambio de esos envases que deja?

Sí, todos los envases van al centro de acopio y un receptor capacitado para verificar el estado de cada envase los recibe. Él tiene que entregar un certificado donde consta en las condiciones en que fueron recibidos, si estaban lavados o no. El productor recibe un certificado y tendrá que cumplir con sus obligaciones. Esto tiene un sistema de trazabilidad que permite saber cuántos envases compró el productor y cuántos entregó, contando con un plazo de un año para entregar lo que compró.  Por ejemplo, si un productor compró  100 bidones de fitosanitarios en el plazo de UN año deben entregar 100 envases lavados en un centro de acopio y con el certificado de los 100 entregados podrá  volver a comprar agroquímicos. Si no entrega todos los envases comprados no se le permitirá volver a comprar.

¿Hay provincias que están más avanzadas en cuanto a la reglamentación?

“Campo Limpio” está iniciando el sistema en todo el país, recientemente nos aprobaron la provincia de Buenos Aires el sistema borrador de gestión de recolección de envases vacíos, ya estamos trabajando con algunas municipalidades como la de Tandil, 9 de Julio y hemos iniciado trámites para gestionar en Corrientes, Chaco, San Luis, Rio Negro, Santa Fe y Salta. Estamos yendo en estos días para avanzar con Tucumán, Jujuy y Córdoba.

¿Cuántos centros de acopios están previstos a nivel país?

El sistema prevé más de 100 centros de acopios y también se van a implementar otros más pequeños, llamados nodos logísticos, ya que hay que optimizar al máximo el transporte que tiene diferentes categorías, por ejemplo, si está lavado debe transportarse como mercadería peligrosa y si no está lavado -va a incineración -y es más caro. Hay que evitar los falsos fletes.

¿Qué pasa con las economías regionales y la consciencia por el tratamiento de Envases?

En las economías regionales, te diría que están mejor organizados y con mayor consciencia – salvo algunos lugares puntuales- y esto se debe a que el productor tiene certificación para exportar.

Las exigencias para ser exportador contempla el tema de manejo de envases fitosanitarios.

Para poder exportar deben certificar el manejo de los envases, esto igual hay que controlarlo, porque con una entrega mínima consiguen  la certificación, la idea es que entreguen todo lo comprado y lo devuelvan lavados y perforados para que no se puedan reutilizar. Hoy, la tecnología con la trazabilidad del sistema único y el trabajo en conjunto con el Estado es fundamental ya que hay que implementar un sistema a nivel nacional.

Hay algún tipo de incompatibilidad con algún otro organismo que este abocado a esta problemática?

La ley dice que los registrantes deben presentar un sistema de gestión integral de recolección de envases y puede haber otros registrantes que presenten su propio sistema, ya que no es obligación ser parte de “Campo Limpio”, ésta simplemente surgió como la unión de muchas empresas para bajar costos y hacer un sistema eficiente. Las empresas pueden armar su propio sistema de gestión y es válido siempre y cuando esté dentro de la ley. El tema es que hay organismos oficiales que participan, como Medio Ambiente, la Secretaria de Agroindustria, el Senasa quienes juegan un papel fundamental.

¿La ley se cumple o crees que va a ser difícil lograr el 100% de adhesión?

Despacio y de la mano hay que meter a todo el mundo en el sistema, hay multas muy elevadas que arrancan en 6 millones de pesos para quienes infringen la ley. La ley tiene algunas fallas, hay que ajustarla y de hecho ya hemos presentado seis proyectos en la Cámara de Diputados. Entre otras cosas, el tema del plazo de un año para entrega de bidones hay que revisarlo, ya que si no fueron utilizados y no están vencidos, deberían poder guardárselos para la próxima campaña.

Es muy importante la concientización, que a decir verdad se viene gestando a partir de las Buenas Prácticas Agrícolas

Viviendo una mayor responsabilidad social empresaria de parte de los productores, ofreciendo una relación más amigable con el medio ambiente. Con este marco lo que estamos ofreciendo son cursos de capacitación. Queremos antes de fin de año tener 20 CAT instalados.

Para ir cerrando, ¿en qué cosas y dónde se pueden “ver” los envases reciclados?

Hoy lo podes imaginar convertido en una autopista o en una ruta, también se hacen reductores de velocidad, postes, varillas y cañería subterránea.  En Europa lo están usando para mezclar el plástico reciclado con el cemento, bajándole los costos y dándole más flexibilidad y mayor durabilidad a las rutas. En nuestro país sería importante lograr con su uso la mejorar  de la infraestructura de los caminos rurales de manera sustentable.

¿Es segura la utilización de este material reciclable?

La ley dice que no puede tener contacto directo con el humano o con el animal, y eso se respeta. Con la tecnología, los riesgos disminuyen mucho, por eso con el tiempo iremos descubriendo nuevos destinos de estos bidones para darle mayor valor agregado a lo reciclado haciéndolo rentable, cosa que hoy no sucede.

Gracias Ernesto.

Horizonte A